La cerámica de Néstor Pablo del Alfar Saedile, es como viajar en el tiempo.

Por Javier Zafra. 26 Julio 2020

Alfareros y cocineros hemos encontrado en las vitrinas de los museos una fuente inagotable de creatividad. Cuando Néstor decidió moldear el barro como se hacía siglos atrás y después pintarlo con los pigmentos y temática medieval (sefardí, mudéjar, andalusí, etc…). Este artesano está haciendo algo muy parecido a los que hacemos algunos cocineros, que es utilizar la Historia como ingrediente principal de nuestras creaciones. Así nació Saedile un alfar que parece una máquina del tiempo, donde las cochuras se suceden una tras otra y los pigmentos son machacados y seleccionados libres de plomo (para poder ser utilizados en la hostelería), todas las piezas moldeada a torno, pintadas a mano y supervisadas por el ojo del maestro Néstor. El I+D está en el ADN de la empresa, investigar con los arqueólogos y museos, y después desarrollar las técnicas que hacen de sus piezas verdaderas obras de arte.

Un trabajo que se realiza con sumo esmero y cariño (un sello de la casa, que como dice Néstor así somos más felices) para que la cerámica llegue a las mesas. Las vasijas históricas no solo son un bello objeto de decoración, sino que son funcionales. Desde Sabores de Sefarad queremos que vuelvan a ser un utensilio habitual de la cocina y de las mesas, por esa razón usamos cerámica y barro para nuestras elaboraciones y recomendamos que usted también lo use: para conservar este antiguo oficio que es la alfarería.

Con las vajillas históricas se dota a la mesa también de una narrativa que en la hostelería es tan importante contar, el continente y el contenido forman una línea argumental. Como ejemplo nombrar al restaurante Noor (** Michelín) del chef cordobés Paco Morales que ha hecho de la vajilla andalusí un icono de la alta cocina.

Para conocer la obra de Néstor Pablo visitar: https://www.instagram.com/explore/tags/saedile/

Néstor Pablo, natural de Zaragoza, comparte sus orígenes en el cordobés pueblo de Baena y en la bilbilitana villa de Sediles. El arte mudéjar y el andalusí corren por sus venas. Afincado en Sediles desde 2012 en plena sierra de Vicort, uno de sus lugares de origen donde se pierden siglos e historias de personas que han luchado por sus proyectos e ilusiones, y con esa frase por bandera, se ha regido en todos los caminos y variantes de la vida para dar como resultado la felicidad plena en su búsqueda personal y artística, en la manifestación de su trabajo, de nuestra forma de vida, de nuestra misma esencia.

Una vez encontrados su lugar y su tarea vocacional, el resultado de su obra ha sido fiel testigo de una evolución y de un desarrollo paulatino de técnicas como ceramista, explorando formas y horizontes, culturas, estilos, inspiraciones y diseños. En su obra está su esencia y de sus manos acabarán en las nuestras como fieles testigos de que la voluntad en un proyecto personal puede triunfar y hacer feliz a mucha gente.
Comenzando su aventura en la escuela de bellas artes de Zaragoza, curso 2017-2019 y concluyendo con el trabajo final en “AQVARAMIKS”. Con el resultado de la simiente de su destino como ceramista, un impulso necesario para comprender y despertar el sentido mismo de los dones dormidos.

Profesor/ encargado de taller cerámico en el centro Amibil (Calatayud) 2018, una experiencia inolvidable y necesaria para comprender el potencial humano a pesar de las barreras sociales y psico-físicas.
Fundador y Ceramista del TALLER DE CERÁMICA SAEDILE (2019), afincado en el espacio compartido con el Museo del aceite en la antigua almazara de Sediles, también llamada de San Felix, donde un lugar inigualable, rodeado de un paisaje sin precedentes, brindan a los visitantes una espectacular estampa, envueltos en un paraje único con experiencias típicas de un entorno rural con mucho encanto. Tras el intenso año de 2020 y el reducido espacio del museo de aceite, se traslada a unas instalaciones mucho más amplias y mejor adaptadas para impartir cursos, desarrollo de la cerámica con más espacio y acondicionamiento de equipamientos con miras a otras posibilidades empresariales.

Recreación de un antiguo alfar de Saedile Cerámica.

En su corta trayectoria, su obra ya está presente en Francia, Alemania, Portugal o Italia. Su objetivo sin faltar a la verdad, es recuperar la tradición casi perdida en Aragón, hacer visible una pequeña localidad que lucha por su existencia en medio de un problema de despoblación latente y apostar por devolver las técnicas, la artesanía y los procesos de un oficio como este a una comarca también luchadora, consciente por una apuesta tan valerosa como son los oficios artesanales en este siglo y combinar la cerámica y la historia para dar a su producto, una esencia, un carácter y una singularidad únicas.

Debemos tener en cuenta que comprando cerámica se conserva un oficio y ayudamos a frenar la despoblación de pequeños pueblos, que se están poblando de jóvenes artesanos. Si desea redorar su restaurante y dotar a sus elaboraciones de una narrativa histórica no dude en contactar con el alfar Saedile: info@ceramicasaedile.es www.ceramicasaedile.es